11 agosto 2006

¡Ya soy legal! (y comunista)

Hace algún tiempo os conté que me había puesto el Kubuntu Linux en el disco duro secundario del PC de casa para trastear y tal. Pues bien, el pasado fin de semana me convertí en 100% comunista mediante el completo borrado del Windows que había en el disco duro principal, quedándome así con Kubuntu como mi único sistema operativo. Además, esto implica mi retorno a la legalidad vigente, puesto que el susodicho Ventanas no era todo lo original que debería (ejem).

En esta entrada os voy a contar cómo realicé el traspaso del Linux desde el disco duro secundario al principal, tarea que, todo sea dicho, no fue precisamente un camino de rosas.

Partimos pues de la siguiente situación inicial:

  • Disco duro primario de 80GB, con el Windows 2000 a extinguir, y unos 10GB de documentos a conservar (incluyendo pinículas y fotos, algunas indecentes y otras no tanto). Sí, ya es hora de que grabe un par de DVDs y libere espacio.
  • Disco duro secundario de 13GB, con el Kubuntu funcionando, bien configurado y actualizado. Una partición primaria de 12.5GB donde está todo el sistema, y una extendida de swap de unos 540MB.
Hete aquí la receta del traspaso:

1) Copia de seguridad de los documentos al ordenador de mi papá, mediante carpetas compartidas en red. 10 gigas no es moco de pavo, pero bueno, lo dejo toda una noche copiando y listos.

2) Carga del Gparted (el gestor de particiones de Gnome) e intento de reducción de la partición NTFS del Windows, a fin de crear otra partición en el espacio sobrante para copiar los documentos, después reformatear la partición NTFS en ext3 y... bueno, una película que había planeado y que seguro que tenía que funcionar. Seguro pero.

3) Gparted muestra un error y se cuelga, no sin antes machacar la tabla de particiones del disco duro. Yupi, viva.

4) Instalación de un editor hexadecimal (sudo apt-get install khexedit) y volcado de las primeras 128K del disco a un fichero (dd if=/dev/hda of=sectores.dat bs=1024 count=128) para ver si puedo encontrar el comienzo de la partición NTFS y restaurar la tabla de particiones a mano.

5) Compruebo que Gparted también ha machacado el sector de arranque de la partición NTFS. Un trabajo bien hecho, vaya. Desisto de recuperar la partición, ya volveré a copiar los datos desde el PC paterno.

6) Arranque del ordenador desde el CD del Kubuntu, para no copiar el disco mientras está montado.

7) Copia sector a sector del disco duro secundario en el primario: dd if=/dev/hdb of=/dev/hda. Este paso es sumamente emocionante puesto que si me equivoco al especificar los discos, me lo cargo todo irremisiblemente.

8) Arranque normal del ordenador y ejecución de Gparted (sí, el hombre es el único animal que bla bla...)

9) El disco duro primario tiene ahora una partición primaria de 12GB, una partición de swap de 540MB, y unos 65GB de espacio vacío. Elimino la partición de swap, redimensiono la partición primaria y vuelvo a crear la de swap. Ahora sí, ¡funciona!

En este punto ya estaría todo listo si intercambiara los discos duros del ordenador, es decir, si pusiera el de 80GB como secundario y el de 13GB como principal (el ordenador arranca desde el secundario); sólo faltaría recuperar los datos desde el ordenador progenitivo (vía red, usando samba e un poco de treballar). Pero como soy demasiado vago para tirarme al suelo y cambiar cables, hago lo siguiente:

10) Montaje del disco duro primario: mount /dev/hda1 /media/jardisk (el directorio jardisk ya existía).

11) Modificación del fichero /media/jardisk/etc/fstab, intercambiando todos los hda y los hdb.

12) Edición de /boot/grub/menu.lst, intercambiando todos los hda1 y hdb1, y todos los hd0 y hd1.

13) Modificación del gestor de arranque en el disco principal: grub-install /dev/hda.

14) Reinicio del ordenador, entrada en la BIOS y modificación para que ahora arranque desde el disco primario.

Y después de esto... habemus Linux comunista en el disco duro de 80GB. No ha sido fácil, pero bueno, al menos ha sido.

Disclamador: Si esto que acabo de relatar te sirve para tus propios chanchullos, pues mejor que mejor, pero evidentemente no me responsabilizo de pérdidas de datos y hecatombes parecidas. Esto no pretendía ser un "Clonación de discos jautu" sino un "Mirad qué cosas me pasan, jeje, jiji, unas riiisaaas...". Cada ordenador es un mundo, cada usuario también, y cada mundo es un idem en sí mismo.

En cualquier caso, recuerda siempre la regla básica de las migraciones y formateos: Haz copia de seguridad hasta de tu perro.

4 comentarios:

Alex AKA Friki dijo...

Si estás tan puesto en Linux...

Te recuerdo que algún día migraré y tu 971 ñññ ñññ se convertirá más bien en un 906 xxx xxx

XD

Sal2
Alex

Anónimo dijo...

¿las fotos indecentes son potorros depilados de japonesitas?

Konamiman dijo...

No, son fotos mías instalando un Windows pirata.

Alberto dijo...

Por casualidad usaste partition magic o similar para particionar ese hd en el pasado? Me gustaría saber las posibles causas de que petara. Yo uso QTparted (que viene con kubuntu) y nunca me ha dado ningún problema para redimensionar particiones ntfs