13 agosto 2010

Japoneando 2010

Pues hete aquí que el pasado mes de julio lo hemos vuelto a hacer: burlando todas las medidas de seguridad hemos escapado de tierras ibéricas y hemos pasado la friolera de un mes en nipolandia. Esta es la crónica resumida de lo allí acontecido.

El viaje fue un tanto complejo dada la circunstancia de viajar con dos exigentes VIPs y una cantidad inusualmente alta de bultos (me pareció ver que el avión iba un poco escorado por la parte en la que estaban nuestras cosas), pero bueno, al final conseguimos llegar sanos y calvos (bueno, esto último sólo Daiki & Papi).

La verdad es que no hay nada como viajar ligero de equipaje.


- Hijo, ahora hay muchas turbulencias. Mejor espera un poco antes de comer.
- Papá, no pongas excusas tontas. La foto te ha salido borrosa y punto.


- Esta magnífica Almohada Cuántico-Homeopático-Karma-Energética interactúa con los positrones de tu energía vital proporcionándote una magnífica experiencia de viaje. Llama ahora y llévate dos por sólo medio gugol de €, ¡y de regalo una botella de plástico vacía!


Una vez allí nos esperaban, como es costumbre, mis Muy Honorables Señores Suegros. La novedad fue un cambio en el vehículo familiar, que ahora es un Toyota Estima Hybrid que incluso pude conducir en un par de ocasiones (lo de conducir por la izquierda y con el volante a la derecha, bien... lo de accionar el limpiaparabrisas cada vez que quería poner el intermitente, no tiene precio).

No es precisamente un coche "de bolsillo"...


- ¡Pardiez, qué diáfano vehículo! ¡Aquí caben como tres o cuatro Twingos!


- ...y con este botón activas el modo Transformer, procura no pulsarlo en atascos.
- ¡Socorro! ¡Yo sólo quería ir de un sitio a otro!


- Enterprise llamando a base, tenemos una emergencia: ¡las fotos están saliendo borrosas!


Como también figura en el guión habitual, una vez recuperados (al menos ligeramente) del Jet Lag ese hicimos una visita al restaurante familiar, donde pudimos conocer a Aoi, la nueva incorporación al equipo de primos de Kaito y Daiki.

Posiblemente la foto familiar más rara de la historia.


- Ufff... pues la verdad es que entre tan extensa y variada oferta culinaria, me cuesta decidirme...


- Hummm, la cerveza de ese anuncio tiene buena pinta... igual me pillo una.


- Aunque pensándolo mejor, ya que estoy en Japón, ¡tengo que probar el sake! Este hermoso ejemplar me servirá.


- Oooh qué nena tan adorable. Y además me quiere con locura, se le nota en la cara.
- ¡Socorroooo! ¡Este pervertido me está metiendo mano!


- Caramba, esto es otra cosa. ¿De dónde sales, buen mozo? ¿Me invitas a un biberón on the rocks?
- ¿Eh? ¿Qué? ¡A mí no me endoséis ya una novia! ¡Soy joven! ¡Quiero disfrutar mi libertad!


- ¿Qué haces tocándole la teta a tu mamá? ¡Pervertido!
- Perver... ¿qué? Sólo estoy comprobando el nivel de carga láctea.


- ¡Mamáaaa, este nene es un tocatetas!
- Mira tía, no sé de qué me hablas, ¿por qué no te vas a comprar un luis vitón de esos y me dejas tranquilo?


Una novedad de este año fue una visita que hicimos a un museo de medios de transporte, principalmente trenes. Muy interesante y tal.

- Hijo, este es el primer Shinkansen (tren de alta velocidad) que circuló en Japón, allá por 1964. ¿Qué te parece?
- Molará mucho en cuanto encuentre el conector para el iPod.


- ¿Te gusta? ¿Quieres ser conductor de trenes de mayor?
- Ufff, pues la verdad es que prefiero dedicarme a algo más fácil, como formular la teoría de la gravedad cuántica o recolectar bosones de Higgs por el campo...


- Papá, en este botón pone "autodestrucción", ¿qué significa?
- ¡¡¡AAAAAAARGH!!!


- Papá, ¿qué es "programar en ensamblador"?
- Pues, ¿cómo te lo explicaría? Es... más o menos como esto.


También hicimos una visita a la abuela paterna de Kyoko, que vive en una islita en la prefectura de Shimane. Todo muy idílico y bonito, pero eché de menos un poco de WiFi.

En los barcos japoneses existe la clase "tirados en el suelo".


- Kaito, prueba este obento, que está muy rico.
- Hum... no me fío mucho, pero venga, lo probaré.


- ¡Oigsf! ¡Es cierto! ¡Está ab-so-lu-ta-men-te deliciosísimo! ¡Maná celestial! ¡Manjar de dioses!
- Pero qué tío más exagerado...


- En ocasiones veo fantasmas...
- ¿Qué fantasma ni qué...? ¡Espera a que el terremoto llegue hasta ti y verás!


- ¡Maldición, mientras dormía me han "limpiado" la casa! Espero que me lo cubra el seguro...


- Qué hermoso paisaje. Se respira paz, tranquilidad y armonía con la naturaleza.
- Sí, ya... eso es porque en la foto no salen las omnipresentes boñigas de vaca que poblaban el césped.


- Caramba, no paro de pescar merluzos y besugos... debemos estar cerca de la sede de algún partido político.


- Bueno, pues agárrese fuerte que zarpamos.
- ¿Qué? ¡Un momento! ¡Cuando leí lo de "clase hipereconómica" me imaginaba otra cosaaa!


- Te voy a enseñar a contar para que en el futuro seas un hombre de provecho. Mira: este dedito, uno; este, dos...
- ¿Otra vez tú? ¡Mamá, esto ya es acoso!


Y eso es todo por ahora. En la próxima entrada, más fotos del japoviaje.

つづく。。。

2 comentarios:

Alex dijo...

Que bueno, "m'he pixat de riure".

Gracias por las tabe-cosas y el shi-di. Dios te lo pague con Koitos Negros.

Ryouga dijo...

Imagino que al final pone "continuara.." espero que lo esten pasando tan bien como parece por las imágenes, y sigan ,sigan viajando a ver si a base de demanda ponen un vuelo directo madrid-Tokyo de bajo coste.

Aunque viendo su equipaje creo que si fueran con Ryanair se arruinarian XD